miércoles, 24 de septiembre de 2008

Divagaciones del Vacío adentro

Siempre hay calma después de la tormenta. El día transcurre como si nada hubiese pasado. Sin embargo, yo recuerdo todo. No me malinterpretes, no estaba herido. Sólo provocaba mi piel con viejos vicios; esperando sentir más. Algo más, aparte de esto. Mi vida no es del todo dolorosa, supongo. Solo está quieta, gritando silenciosamente por un camino. Tal vez no un camino de escapatoria, pero aún así un camino… para apaciguar.

Solía apaciguar todo con venenos y demás. Lo que sea que me lleve lejos de la realidad. Ahora, estoy atrapado en el aquí y ahora. Sin salida. He pensado en volver atrás. Tomar medicamentos, usar esa muletilla. Todo para conseguir el único medicamento que quiero. Algo que me ayude a calmar. Podría usarlo en todo el potencial que tiene que ofrecer. Cosas que me permitan soñar, liberar el yo que está escondido. Quiero escribir todo. Para nunca olvidarme. Volveré algún día al final de todo y nos contaré a los dos como llegué a ser. Historias de la verdad de cómo vi todo. Lugares en los que estoy seguro que la mayoría no ha estado. Un lugar en particular… que extraño de forma peculiar. Aunque estaba delimitado y reglamentado, me sentía uno. Sabía, de alguna manera, quien era. Aunque estuve y estoy a millas de distancia. Debo ser paciente ahora, volveré a ese tema algún otro día.

Siempre hay calma después de la tormenta. El día transcurre como si nada hubiese pasado. Sin embargo, yo recuerdo todo. No me malinterpretes, no estaba herido. Sólo provocaba mi piel con viejos vicios; esperando sentir más. Algo más, aparte de esto. Mi vida no es del todo dolorosa, supongo. Solo está quieta, gritando silenciosamente por un camino. Tal vez no un camino de escapatoria, pero aún así un camino… para apaciguar.

Solía apaciguar todo con venenos y demás. Lo que sea que me lleve lejos de la realidad. Ahora, estoy atrapado en el aquí y ahora. Sin salida. He pensado en volver atrás. Tomar medicamentos, usar esa muletilla. Todo para conseguir el único medicamento que quiero. Algo que me ayude a calmar. Podría usarlo en todo el potencial que tiene que ofrecer. Cosas que me permitan soñar, liberar el yo que está escondido. Quiero escribir todo. Para nunca olvidarme. Volveré algún día al final de todo y nos contaré a los dos como llegué a ser. Historias de la verdad de cómo vi todo. Lugares en los que estoy seguro que la mayoría no ha estado. Un lugar en particular… que extraño de forma peculiar. Aunque estaba delimitado y reglamentado, me sentía uno. Sabía, de alguna manera, quien era. Aunque estuve y estoy a millas de distancia. Debo ser paciente ahora, volveré a ese tema algún otro día.

1 comentario:

Tamia dijo...

creo que este es el post que mas me gusta... aunque me dan una sensacion un poco triste cada vez que leo de nuevo... dale sigue subiendo tus cosas... me gusta leerte